Qué es la Desprogramación Biológica


Qué es la Desprogramación Biológica

La Desprogramación Biológica relaciona el tipo de enfermedad con la localización de ésta y con la vivencia personal de una situación conflictiva.

Al igual que las funciones vitales de nuestro organismo, que tienen lugar de forma automática dirigidas por el cerebro, las enfermedades también. El cerebro “automático”, el inconsciente, es un superordenador que gestiona millones de datos por segundo y realiza complejísimas operaciones matemáticas para velar por nuestra supervivencia instante a instante, dando siempre la orden más precisa y eficaz, sin juzgar la situación. A nivel biológico de supervivencia funcionamos de manera arcaica, o sea igual que los hombres de las cavernas o los animales.

A lo largo de nuestra vida aprendemos, adquirimos conocimientos y tenemos experiencias, y todo ello junto a la información a nivel genético que heredamos de nuestros ancestros, forman nuestro mapa mental individual. Cada uno vemos el mundo y vivimos las situaciones según sea este mapa mental, lo que hace que reaccionemos de maneras distintas ante un conflicto o un shock. Ahora bien, ¿Somos así y no podemos cambiar?

La Desprogramación Biológica es una metodología conversacional que pretende llevar a la consciencia y comprender las improntas que el cerebro ha grabado a nivel inconsciente ante determinados shocks traumáticos o conflictos muy estresantes que nos han desestabilizado, y los programas biológicos que se han activado. Estas improntas de shocks y vivencias estresantes pueden haberse grabado en distintas situaciones vividas a lo largo de nuestra vida, y también durante el embarazo, parto, primer año de vida, e incluso en la vida de nuestros ancestros.

Buscamos dejar de funcionar en automático (inconsciente). El objetivo es ser dueños de nuestros actos con plena consciencia, recuperar el estado de salud o la normalidad y el bienestar al máximo posible.

La Desprogramación Biológica es aplicable también a los patrones de conducta automatizados y a conflictos repetitivos que no controlamos y que nos bloquean, limitando nuestra capacidad de acción e impidiéndonos vivir con plenitud nuestra vida. El objetivo en estos casos es también poder descifrar su origen y su función, para comprenderlos, y reaprender otros en su lugar. El cerebro es plástico y puede crear nuevas neuronas y nuevos circuitos, no es algo estático y rígido.

El terapeuta en Desprogramación Biológica no hace diagnósticos ni prescribe fármacos. Bajo ningún concepto ha de sustituirse por el consejo médico profesional ni dejar el tratamiento establecido por éste, quedando bajo responsabilidad del cliente. Son perfectamente compatibles.

Se puede complementar con metodologías de Programación Neurolingüística o de Coaching, entre otras, según las necesidades de cada cliente, para acompañarle en su proceso de aprendizaje y cambio.